Periodista y autor de libros

HVM

Héctor Velis-Meza

ERRORES ORTOGRÁFICOS Y GRAMATICALES MÁS FRECUENTES EN EL PERIODISMO CHILENO

LIBRO IDENTIFICA 240 ERRORES QUE COMENTEN

LOS PERIODISTAS CUANDO HABLAN Y ESCRIBEN

 

 -Tiene como título “Errores

ortográficos y gramaticales más frecuentes

en el periodismo chileno”.

 

El periodista Héctor Velis-Meza identificó 240 errores ortográficos y de sintaxis que cometen habitualmente los periodistas cuando redactan y hablan. Tras revisar pacientemente diarios y revistas y ver y escuchar noticiarios de radio y televisión fue registrando las faltas en que incurren a diario los profesionales de la noticia. El propósito de Velis-Meza no fue el de hacer escarnio de sus colegas, sino de recomendar cómo mejorar el lenguaje. Con este fin publicó un libro que tiene como título “Errores ortográficos y gramaticales más frecuentes en el periodismo chileno”.

 

 El volumen, además de los yerros, incluye los vocablos que se emplean con significados incorrectos, mala pronunciación de algunos de ellos, mal uso de mayúsculas y sugerencias para una mejor transcripción de números y símbolos.

El autor del libro recuerda que “hubo una época en que los periodistas miraban con desdén a los estudiantes de su profesión. Los encontraban poco diestros en el manejo del lenguaje, criticaban con dureza sus yerros ortográficos, reprochaban su escaso manejo de la sintaxis y la falta de vocabulario, recriminaban su ausencia de espíritu crítico y se lamentaban de su falta de conocimientos en los ámbitos más diversos. De este modo, dejaban en claro que los mejores profesionales se forjaban en el trabajo. En aquel tiempo –afirma Velis-Meza- un periodista que cometía un error sentía que su prestigio quedaba en entredicho y le costaba mucho reponerse de la vergüenza a que lo había conducido su negligencia”.

 

En la actualidad, asegura el periodista, “esta situación ha ido variando y los profesores de redacción, periodismo informativo y expresión oral, entre otros, han comenzado a sentir nostalgia de los tiempos en que se leía con agrado un diario o una revista -porque los artículos estaban bien escritos y se advertía un amplio manejo del vocabulario- y se escuchaba sin sobresaltos la radio y la televisión, debido a que era impensable que se cometieran furcios, lapsus linguaes, disparates o se atropellara impunemente la prosodia y la dicción”.

 

 Hasta la década de 1960, cuenta Velis-Meza, era muy difícil encontrar una falta de ortografía en un diario o una revista y cuando llegaba a ocurrir, el error se convertía en comentario obligado en la opinión pública, que no perdonaba fácilmente esos deslices; por esa razón, los editores y los correctores de prueba cuidaban con tanto esmero la forma y contenido en la presentación de las noticias. “El resultado tenía que ser perfecto”, sentencia.

 

 Velis-Meza evoca los tiempos en que el periodismo, era una verdadera reserva del buen lenguaje. “Nadie habría puesto en duda el criterio de los diarios en materia de ortografía y sintaxis -asegura-. Luego añade que “es raro que en Chile los medios de comunicación hayan abandonado la rigurosidad en la escritura y no existan periodistas como Alex Grijelmo, en España, que ha defendido siempre el buen uso del idioma o la Fundación del Español Urgente -Fundéu BBVA- que realiza una labor diaria de rescate del idioma. Hace mucho tiempo que se echa de menos que un medio de comunicación chileno no publique un manual que oriente en la correcta escritura, como lo han hecho importantes medios de comunicación de otros países” .

 

 En el espíritu de realización de este trabajo -explica su autor- siempre estuvo presente que el lenguaje evoluciona constantemente y que es la gente la que, en definitiva, determina el uso. Por lo tanto -acota- que en sus páginas no existe un ánimo continuista, ni fundamentalista con respecto al lenguaje, tampoco tozudez ni apego exagerado a la tradición, sino el de hacer las cosas bien. Además comenta que todas las recomendaciones que se incluyen en el volumen están de acuerdo a las reformas gramaticales y ortográficas de 2010 de la Asociación de Academias de la Lengua Castellana.

 

Para Héctor Velis-Meza las faltas de ortografía son como manchas de salsa de tomate en una camisa blanca recién lavada.

Hèctor Velis-Meza.   |